Lenguaje del rostro del bebé

Cuando se les acerca alguien que no les es familiar, la extrañeza se refleja perfectamente en la expresión de su rostro. Pero no desvían la mirada, y observan fijamente hasta el más mínimo detalle.

Aún tiene el ceño fruncido, pero un gesto o unas palabras cariñosas lo animan a formular una respuesta en su lenguaje particular. Mientras, mantiene un puño cerrado y la otra mano abierta, con apariencia de asombro, pero ya tomando confianza.

La expresión de su carita no es ni más ni menos que el fiel reflejo de lo que ve. Es determinada por la persona que tiene en frente, con los ojos y la boca muy abiertos, viene en son de amistad y el pequeño lo percibe enseguida.

Deditos que hablan. Con sólo unas diez semanas, los bebés son capaces de imitar perfectamente la mímica y los gestos de la persona que tienen enfrente. Hasta pueden tratar de hacer con las manos los mismos movimientos que su interlocutor.

Después de unos minutos de amistoso diálogo, graciosos sonidos, miradas, guiños y ternura, el bebé responde con una sonrisa de felicidad. Acaba de aprender una lección muy Importante. Estos pequeños mimos lo ayudarán en un futuro próximo.

Escrito por | 16 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta