Listo para nacer

A las 40 semanas el bebé supera los 50 cm de largo y los tres kilos de peso, término medio. Ya está listo y completito para nacer. Abre los ojos y distingue bien la luz y los sonidos. La cubierta grasa blanquecina, el vérmix que lo recubría, se desprende de a poco. Solo quedará pegado en los pliegues de brazos, piernas y cuello.

El pelito fetal, el lanugo, también, cae a medida que avanza el noveno mes.  Y, claro, su actividad dependerá de su mayor o menor tamaño y del mayor o menor tamaño de la pelvis de mamá.  Algunos, de tan grandotes, no tienen casi lugar para moverse.

Por lo general, ya se ubica cabeza abajo. Y si todavía está de cola, habrá que discutir con el obstetra acerca de la conveniencia de una operación cesárea. Se suelen pedir monitoreos fetales periódicos para controlar el buen estado de salud fetal. Este método diagnóstico, que tiene defensores y detractores, también puede en ocasiones hacer sospechar la existencia de una circular de cordón u otras alteraciones similares. Ante la duda, el médico repetirá el estudio.

Muchos médicos prefieren que al parto concurra un neonatólogo de su confianza. Sería interesante conocerlo antes de ese momento. Si el bebé va a ser atendido por el equipo de guardia, de todas formas es importante pedir una consulta con un pediatra de confianza, para charlar con él antes de dar a luz acerca de todo lo que habrá que hacer cuando el bebé llegue.

También es importante ponerse de acuerdo con el médico sobre el tipo de atención del parto y no olvidar temas como la anestesia peridural y la duración de la internación. Por lo general, se procura dar el alta no antes ni después de las 48 horas. Es un tiempo razonable desde el punto de vista médico, y comprensible desde el de los costos de la atención de la salud. Atrás han quedado esas largas tertulias de cuatro o cinco días de clínica que acostumbraban algunas abuelas antes de regresar al hogar. En caso de cesárea, la internación mínima es de tres días y el promedio de cuatro.

Escrito por | 13 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Embarazo y Parto

Artículos relacionados

  • El vínculo madre e hijo

    Si no se produce esta reunión después de nacer, el niño quedará "cargado' con la energía de angustia del parto y requerirá, a lo largo de...

  • El contacto con la piel de la madre

    El contacto de la piel de la madre con la boca y la nariz del recién nacido también fue causa de discusión. ¿Podría infectarse? Se...

  • Primer contacto con el bebé

    Si se le preguntara a una futura mamá qué haría ella para calmar a un niño embargado por el llanto, seguramente contestaría: "... lo...

  • ¿Por qué llora al nacer?

    El colocar al bebé sobre el pecho materno después del nacimiento no es una moda, no se hace porque ahora se estila; tiene un fundamento...

  • ¿Parto natural o cesárea?

    En principio el médico apuesta por el parto natural pero luego se le aparece esa persona esencial llamada "madre" que pide una cesárea....

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta