Los bebés frente al televisor

Teniendo en cuenta lo fascinantes que resultan las caras humanas para los bebés, es conveniente apagar el televisor cuando el bebé se encuentra con nosotros en la misma habitación. Si el bebé se fija en los rostros que van apareciendo en la pequeña pantalla, los seleccionará e intentará decirles algo. La periodista del noticiero o el moderador de la mesa redonda no les responderán con un “agugugugó” o un “ooohhh-ooohh” y, en el mejor de los casos, los pequeños se sentirán sumamente frustrados.

Por regla general, las voces extrañas sin eco y las caras sin reflejo los desconciertan y perturban. A veces, los afecta de tal manera que luego duermen mal y se muestran inquietos por no haber podido elaborar y “digerir” los estímulos recibidos.

Estos diálogos íntimos sólo pueden darse en el entorno familiar. Al principio serán mamá y papá los que “den la cara” a su pequeño, y luego, el resto de los parientes. Más adelante, a medida que nuestro pequeño vaya creciendo, irá tomando también el gusto a “alternar” en sociedad, siempre y cuando se les dé tiempo suficiente para entrar en confianza.

Escrito por | 31 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta