Los deseos del bebé

Cumplir las expectativas del bebé también implica saber reconocer y aceptar cuándo desea que lo dejen en paz. El exceso de estímulos molesta mucho a los bebés, En concreto los recién nacidos son muy sensibles al exceso de luz, ruidos… y envían señales claras. Por ejemplo, dan vuelta la cabeza cuando no quieren recibir caricias o empiezan a llorar si se los mira con demasiada insistencia a los ojos. Ser sensibles a sus necesidades conlleva estar atentos a estas reacciones y actuar en consecuencia.

Estar siempre cerca, saber escuchar, tener paciencia, ser afectuosos, derrochar comprensión, transmitir seguridad… A veces todo esto requiere un enorme sacrificio. Pero merece la pena. Lo que se consigue en este período tiene repercusión en el resto de la vida. Los bebés que crecen sintiéndose seguros y confiados, después, son niños más independientes.

Además, pueden concentrarse mejor, juegan con más fantasía, les resulta más fácil entablar relaciones con otros niños, desarrollan un elevado sentimiento de autoestima y son menos agresivos. Todas esas son virtudes que los padres desean para sus hijos. Y que los recompensan por el esfuerzo realizado en esta agotadora etapa.

Escrito por | 23 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días y Primeros meses

Artículos relacionados

  • Consejos para calmar a los recién nacidos

    Los recién nacidos no sólo deben adaptarse al nuevo mundo sino también a algunas rutinas cotidianas que les causan una mayor irritación. Si...

  • Las primeras deposiciones del bebé

    ¿ Cuántas veces por días deben defecar los bebés? ¿Cómo tiene que ser la deposición? Esta es otra consulta típica de los papás en los...

  • Los cuidadores del bebé recién nacido

    La dedicación de la madre intensifica también esa relación tan especial entre ambos. Si es quien más tiempo pasa con el niño, no es de...

  • Kit de aseo infantil

    El kit de aseo para niños Hoppop Zazo fue pensado para que los más pequeños cuenten con su propio conjunto de cepillo, peine y espejo...

  • Es una niña!

    El rosa inunda el cuarto y respondemos con humor viejos refranes machistas: la pequeña nació. Con su llegada, surgen interrogantes. Como a...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta