Los embarazos de alto riesgo

Algunos embarazos pueden poner en peligro la vida de la madre o del hijo. Entre las causas más frecuentes podemos citar la hipertensión arterial, la diabetes, el embarazo multigemelar, la amenaza de parto prematuro, el retraso de crecimiento intrauterino, la placenta previa del tercer trimestre, etc. En estos casos suele recurrirse al apoyo de las denominadas unidades de alto riesgo.

No debe alarmarse a una embarazada si se le propone una internación. El embarazo de alto riesgo se beneficia con el reposo. La internación permite en ocasiones la realización en poco tiempo de los numerosos estudios necesarios. Como contrapartida a los inconvenientes que una internación durante el embarazo puede causar a la paciente y a su medio familiar, la misma posibilita la administración oportuna de los tratamientos del caso.

Cuando en el embarazo existen factores de riesgo (hipertensión, diabetes descompensada, amenaza de parto prematuro, etc.), el obstetra puede recomendar la internación de la paciente. Esto posibilita un control muy estricto para evitar todo lo que pueda impedir una normal gestación.

Las madres que se encuentran en situación de alto riesgo suelen estar, por un lado, confiadas en que ningún detalle será pasado por alto, pero a la vez, tienen una gran preocupación. En ocasiones, están notablemente angustiadas. El papel de los profesionales en estos casos es procurar tranquilizarlas, darles confianza, facilitarles la información adecuada. La diferencia fundamental con un embarazo normal es que los controles, estudios, exploraciones especiales, generan un mayor número de molestias, pero como a esas madres lo único que les interesa es que su hijo sea sano, su colaboración suele ser total.

El equipo profesional debe tranquilizar al medio familiar, y aconsejar el apoyo psicológico. Las pacientes, en su gran mayoría son sometidas a innumerables y molestos estudios, que como contrapartida beneficiarán a su bebé. Es importante la comunicación con el obstetra de cabecera, a fin de ayudarle a comprender que el duro trance es sólo una etapa en el camino hacia el triunfo: un bebé sano y rozagante.

Escrito por | 17 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Embarazo y Salud

Artículos relacionados

  • Claves para evitar enfermedades en el embarazo

    Visitar al ginecólogo antes de quedar embarazada, o al menos, apenas saberlo. Acudir a todos los controles regulares. Evitar la obesidad....

  • Ahogos durante el embarazo

    Desde el momento preciso de la fecundación el cuerpo de la mujer empieza a sufrir ciertos cambios. El mecanismo de su organismo se va...

  • Vacunas durante el embarazo

    Las vacunas protegen al organismo de las infecciones. La persona que se ha inmunizado o vacunado contra una enfermedad desarrolla unas defensas...

  • Embarazo sin penetración

    La respuesta sexual humana implica un exquisito repertorio de mecanismos que cada uno (hombre y mujer) desarrolla en forma diferente según el...

  • La forma de la panza

    ¿Indica algo la forma o tamaño de la panza? Hay quien cree que es posible conocer el sexo del bebé por el aspecto de la panza. Las...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta