Los gritos y regaños a los niños

Un niño de corta edad suele ser muy sensible a los gritos. Son amenazadores y asustan. Por eso, pueden resultar eficaces. Ahora bien, en las virtudes del castigo se encuentra su mayor debilidad. Como elevar la voz es fácil, la tendencia es a chillar mucho. Y llega un momento en que no asustamos a nadie. Los niños siguen haciendo lo que les viene en gana en un ambiente de gritos insoportable. Para que el grito sea efectivo, gritemos poco, lo menos posible.

Guardemos nuestros gritos para los momentos de peligro inmimente: “¡Niño, no cruces!”. Y nunca como la culminación de un proceso de irritación creciente porque los niños pronto sabrán que mientras no chillemos, no toca obedecer: “Niño, por favor apaga la televisión… apaga, por favor… te he dicho que apagues… ¿me oyes? ¡apaga ya! ¡¡¡apaa-aaa…gaü!”. Pegar voces a diestro y siniestro no sirve de nada.

Las mujeres, tenemos tendencia a usar y abusar de las regañinas: regañando a los niños, al marido, a quien haga falta. Y si reflexionamos fríamente sobre el asunto, deberemos reconocer lo poco que logramos con nuestras constantes llamadas de atención. “Nunca me ayudas…” Y después de reñir y gruñir, terminamos preparando la cena, poniendo la mesa y llenando el lavaplatos. “Nunca recoges tus cosas…” Y, hartas de encontrarnos su habitación hecha una leonera, nos armamos de valor y ponemos orden en el caos. A las regañinas, les pasa como a los gritos. A medida que transcurre el tiempo, van perdiendo gas. Se vuelven inútiles, un simple ruido de fondo, una manía de mamá. Sólo alcanzan cierta efectividad cuando son contundentes. Y con decir las cosas una vez, basta.

Escrito por | 23 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

  • Aprender a poner límites

    Mientras son bebitos no les queda otra alternativa que hacer todo lo que los padres decimos, pero cuando los niños aprenden a tener uso de sus...

  • Cómo enseñarle a un niño a saber perder

    Este comportamiento empieza a cambiar alrededor de los cinco o seis años, cuando su evolución mental les permite comprender las reglas y...

  • Contratos y premios con los niños

    Negociar y acordar contratos es una estrategia de mucho valor educativo para encaminar la conducta de nuestros hijos. Si, por ejemplo,...

  • Los castigos más efectivos para los niños

    Este es un castigo poco utilizado y muy efectivo. Sin gritar, le comunicas a tu hijo tu disgusto y sigues con lo tuyo. Pocos niños resisten...

  • Cuando es necesario reprender

    En general, resulta más agradable para los padres premiar a sus hijos que castigarles, pero puesto que es imposible mantener la disciplina en...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta