Los materiales y los colores en la habitación del niño

Para escoger unos materiales bien adaptados a la habitación del pequeño se preferirá, en general, aquellos que cumplen con las necesarias condiciones de resistencia y seguridad. Se evitarán especialmente las superficies frías (piedra natural, mármol, cerámica, paneles metálicos, etc.) o peligrosas en sí o al paso del tiempo (las que se astillan, en las que se acumula el polvo, las que son químicamente nocivas, etc.).

Seleccionaremos, pues, materiales cálidos y agradables, ya que el niño tendrá tendencia a utilizar indiferentemente todas las superficies disponibles, y se pondrá a menudo a escribir y a dibujar en el suelo… después de haber amontonado los juguetes en la mesa. El disponer realmente de todas las superficies de la habitación es también indispensable para garantizar al niño el contacto con el “terreno”. Ese indefectible instinto “animar’ de aprendizaje hace que el pequeño sienta como “suyo” el suelo y las paredes de cualquier ambiente y más aún los de su propia habitación.

En cuanto a los accesorios, es casi infinita la gama de materiales y colores con que se presentan.  No obstante, será muy importante coordinar en cada caso, por ejemplo, las características de las cortinas con las del cubrecama, las de las alfombras con las de las esteras, en función también del resto de los elementos del mobiliario, armonizando e integrando los diversos caracteres de los accesorios respecto a las propiedades del conjunto de la habitación, ya sea teniendo en cuenta su luminosidad o sus dimensiones. Incluso las lámparas y los cestos y cajones varios deberán escogerse de tal forma que, a la vez que respondan funcionalmente a las necesidades, permitan caracterizar las diferentes zonas de la habitación.

Escrito por | 21 de diciembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Muebles y decoración

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta