Los muebles del cuarto infantil

Entre el “todo en el piso” y el “todo en el placard” existen soluciones intermedias. Con muebles bien concebidos se puede cumplir con el deseo de los padres de liberar el piso y motivar al niño a guardar con ganas y mantenerse en contacto con sus juguetes.

Se trata, entonces, de que los muebles sirvan para recrear los espacios y a su vez se transformen en el motor de la creatividad infantil.

El techo de la habitación, por ejemplo, es inalcanzable para cualquier nene. A los niños les encanta tener techos propios, espacios que los albergan sólo a ellos y que no permiten, así nomás, el ingreso de un adulto.

La creatividad reside también en la transformación permanente. El niño quiere crear su mundo y es fundamental que con el mobiliario pueda participar de esa creación. Hace falta una propuesta abierta, es decir sujeta a modificaciones, cambios y agregados, fáciles de realizar por los pequeños mismos.

Escrito por | 31 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta