Los niños deben dormir en su cama

A partir de los 45 días es aconsejable que los chicos duerman solos. Este período de transición entre el moisés, la cama de los padres y la cuna puede durar hasta un año. Pero después del primer año de vida los chiquitos deben dormir solos.

La cama matrimonial es el espacio metafórico de la pareja y debe conservarse como lugar de dos. Cada uno en su propio espacio. Si esto no es corregido a tiempo trae inconvenientes en los chicos perturbando su descanso e inhibiendo su autonomía, y en los adultos negando su realidad vincular.

El horario regular, la cama propia, el dormitorio separado de los padres, el no permitir que el niño pase al lecho matrimonial son principios fundamentales que no deben violarse para permitir un crecimiento psíquico sano.

Transcurrido los dos primeros meses en que el niño necesita vigilancia y cuidados a toda hora, debe ser colocado en su propio dormitorio. Si más del primer año de vida sigue durmiendo con los padres se instala un vínculo de dependencia mutual difícil de romper.

Lo mejor para los chicos es tener un lugar propio aunque este sea precario. Si sólo se tiene una habitación, hay que tratar de colocar la cama del niño en un pasillo o en la cocina, si es bebé se puede acomodar el moisés o cuna en el baño. En el caso de que esto no sea posible, se podrá colocar un mueble como separador lo más aislante de los ruidos.

Escrito por | 28 de octubre de 2009 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. La habitación de los padres - Crece Bebe - 31 de octubre de 2009 | 12:55

    […] él, anida la privacidad de la pareja, el diálogo y la sexualidad. Al invadir los más pequeños el espacio de la pareja, esta no toma real conciencia de las dificultades o desencuentros que está viviendo. Los hijos […]

  2. Cunas de viaje - Crece Bebe - 8 de diciembre de 2009 | 23:03

    […] no por lo práctica es menos linda que las demás, la cuna de viaje puede tener un aspecto muy acogedor y ser realmente cómoda para el bebé, no se debe olvidar que […]

Deja una respuesta