Los niños siempre quieren ganar

Cuando los niños son pequeños no hay que ahorrar ni un solo elogio. Los psicólogos insisten en que no debemos preocuparnos de que el niño quiera ganar siempre, porque esto es lo más normal.

Todos pasan por esta fase evolutiva, aunque algunos lo expresen en forma más intensa que otros. Si observamos a niños a los 2 o 3 años, nos daremos cuenta de que juegan junto a sus compañeros, pero no con sus compañeros. Su forma de actuar manifiesta que todavía no son capaces de seguir reglas ni de integrarse en un grupo.

El desarrollo mental es aún inmaduro para asumir que todos quieren ganar y que siempre existe el riesgo de perder. En definitiva, no toleran la frustración de no ganar. Por todas estas razones se vuelve habitual que se enojen o digan que los demás han hecho trampa cuando pierden.

A esta edad, no se pueden imponer reglas ni tratar de que interactúen en grupo, porque no lo entienden. No obstante, es conveniente proponer actividades con reglas y con la participación de otros niños: juegos con la pelota, reconocer colores, dominó, cartas de parejas, etcétera.

Los padres no debemos desesperarnos por este deseo de los pequeños de ganar que incluso puede llevarlos a enojarse o a llorar, en los primeros años tratemos de incentivar ese sentimiento, no frustrarlos, eso sí con el pasar de los años tendrán que aprender a perder, y de ese tema hablaremos más adelante.

Escrito por | 22 de junio de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta