Los niños y el manejo del dinero

Para evitar las futuras frustraciones y que aprendan a manejar su propio dinero, dándole el valor que merece, como ya mencionamos el el post anterior, les traemos algunas pautas para educarlos en este sentido

Cómprele una alcancía

Si bien el chanchito ya no es como antaño la mejor opción para asegurarse el futuro (para muchos, hasta parece anacrónico) y en la actualidad es necesario planear otras estrategias para equilibrar el presupuesto de niños y adultos, acumular monedas en una alcancía puede ser un juego interesante que termine transformándose en una sana costumbre para toda la vida.

Concédale una asignación mensual o semanal

Lleva largos años de práctica aprender a ser un consumidor responsable, es decir, una persona que nunca emita cheques en rojo ni sobrepase el monto permitido por su tarjeta de crédito. Cuando los chicos reciben una suma regular, aprenden pronto una regla básica del manejo presupuestario: cuando no hay dinero, no se gasta. ¿Qué ganamos con evitarles la frustración de las cuentas que no cierran? Si nos empeñamos en hacerlo hoy, mañana, cuando sean grandes, gastarán sin control y lo que ganen no les alcanzará ni para vivir la mitad de un mes.

Enséñele a tener una cuenta en el banco

No es difícil explicarle a un chico que un banco no va a ocuparse de quitarle su dinero, sino que tiene por función multiplicarlo. Para reforzar este concepto, ponga sobre la mesa un billete valioso y ubique al lado una moneda. Luego indíquele cómo, mes a mes, el banco añadirá una nueva moneda al billete inicial para que su fortuna personal vaya creciendo.

Escrito por | 5 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta