Los requisitos de un cochecito confiable

La seguridad ante todo

Antes de decidirnos por uno u otro modelo, es fundamental comprobar que se trate de un cochecito que nos resulta cómodo a nosotros y al bebé (si no es muy chiquito, conviene sentarlo y ver cómo se encuentra) y, sobre todo, que cumpla con las normas básicas de seguridad.

Por otra parte, hay que recordar ciertas pautas para su uso. Por ejemplo, no colgar peso del manubrio, y menos en un solo lado, se puede desequilibrar, debe dirigirse con ambas manos y no permitir que el niño se ponga de pie sobre el asiento.

Para evitar accidentes, el primer utilitario del bebé debe reunir unas condiciones mínimas que avalen su calidad y aseguren la ausencia de riesgos. Para empezar, hay que comprobar la estabilidad del coche y asegurarse de que es capaz de soportar el peso de un bebé en continuo movimiento sin volcar.

Por regla general, cuanto más bajo se encuentre el centro de gravedad, más estable será el vehículo. También debe verificarse si dispone de frenos (deben llevarlos, como mínimo, la mitad de las ruedas) y que el mecanismo de bloqueo esté fuera del alcance del bebé y que tampoco pueda ser accionado por otro pequeño.

Escrito por | 28 de mayo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta