Luces y sombras para el recién nacido

La capacidad del recién nacido para diferenciar el contraste luz-sombra se debe al hecho de que ya desde el séptimo mes de vida intrauterina se desarrollan los bastoncillos o bastones (las células de la retina capaces de percibir la luz pero no el color).

De todos modos, durante el primer mes de vida maduran también las otras células de la retina: los conos, que perciben el color pero no la luz. Así pues, el niño, desde los primeros meses, puede ya ver los objetos más cercanos y diferenciar sus colores.

La coordinación de los movimientos oculares

La posibilidad de usar ambos ojos, función que se debe a la coordinación de los músculos externos que controlan los movimientos del globo ocular, se manifiesta hacia los tres meses y se completa hacia el primer año de vida.

Por su parte, la capacidad de percibir el sentido de profundidad, que presupone una perfecta coordinación entre el sistema nervioso y los músculos, para el perfecto enfoque de la imagen en la mácula (zona oval situada en el polo posterior, al fondo del ojo), y el completo desarrollo del área visual del cerebro, que permite enfocar exactamente y fundir las imágenes procedentes de las retinas de los dos ojos, se verifican hacia los 6 u 8 meses.

Escrito por | 6 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días y Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta