Malestares que preocupan a la embarazada

Pocas son las futuras mamás que no han tenido en algún momento fatiga, ardores, mareos o dolores lumbares... trastornos que, por lo general, remiten sin dificultad.

Para concebir un hijo, el cuerpo y la psique de la mujer han de sufrir un cambio, y si bien es cierto que el organismo femenino está maravillosamente preparado para adaptarse, a veces el reajuste se hace esperar.

No hay por qué preocuparse. Estos trastornos pueden llegar a preocupar a la embarazada, sobre todo cuando carece de experiencia. Es oportuno comentarlos con el obstetra, a fin de asignarle la importancia que les corresponda en cada caso.

Para la gestante resulta muy tranquilizador que el experto le explique la causa del fenómeno. También porque los especialistas tienen en cuenta que detrás de cada molestia se pueden esconder miedos, temores (incluso cierto rechazo) a la maternidad que conviene analizar cuanto antes, o bien en algunos casos los fenómenos son de tipo exclusivamente orgánico, como respuesta a los cambios inmunológicos y hormonales.

La mayoría de las veces, estos problemas desaparecen un buen día igual que vinieron pero, en otras ocasiones son más persistentes. En cualquier caso, es fundamental no preocuparse. Para todo hay remedio. Lo habitual es que después de hablar con el médico que sigue el embarazo, se vivan de otra manera. Pero si aún así no desaparecieran, siempre hay un tratamiento inofensivo para la madre y el feto que puede combatirlos (aunque lo debe prescribir el médico especialista).

Escrito por | 27 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Embarazo y Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta