Más consejos para una lactancia exitosa

Continuamos con los consejos para lograr una lactancia exitosa, la cual depende como habíamos visto en el post anterior casi en un 100%, de lo que hagamos en los primeros intentos.

– El bebé debe ponerse en el pecho inmediatamente después del nacimiento. La gran mayoría de los recién nacidos se pueden poner a mamar inmediatamente después del nacimiento. De hecho, las investigaciones han demostrado que, si se les da la oportunidad, a pocos minutos de nacer los bebés a menudo se arrastran hasta el pecho de la madre desde el abdomen, y comienzan la lactancia materna por sí solos. Este proceso puede tardar hasta una hora o más, pero la madre y el bebé deben permitirse este tiempo juntos para empezar a aprender el uno del otro. Los bebés que aprenden de esta manera tienen muchos menos problemas a la hora de amamantarse. Este proceso no requiere de ningún esfuerzo por parte de la madre, y la excusa de que no se puede hacer porque la madre está cansada después del trabajo de parto es una tontería, pura y simple. Por cierto, los estudios también han demostrado que el contacto piel con piel entre la madre y el bebé los mantiene tibios como en una incubadora.

– La madre y el recién nacido deben estar juntos en la habitación. No hay absolutamente ninguna razón médica para que las madres y los bebés sanos sean separados, incluso por períodos cortos de tiempo.
– No hay pruebas de que las madres que están separados de sus hijos estén más descansadas. Por el contrario, están menos estresadas cuando están con sus bebés. Las madres y los bebés aprenden a dormir en el mismo ritmo. Así, cuando el bebé empieza a despertarse por hambre, la madre también está empezando a despertarse naturalmente. Esto no es tan agotador para la madre como despertarse de un sueño profundo, cuando le traen al bebé que está en otro lugar para alimentarlo. El bebé muestra que está listo para alimentarse, mucho antes de que empiece a llorar. Su respiración puede cambiar, por ejemplo, o puede comenzar a estirarse. La madre, que está en un sueño liviano, se despierta, su leche comenzará a fluir y el bebé aun calmado puede ponerse en el pecho y comenzar a mamar. Un bebé que ha estado llorando por algún tiempo antes de ser puesto en el pecho puede negarse a tomarlo, incluso estando con un hambre voraz. Las madres y los bebés deben ser alentados a dormir juntos en el hospital. De esta manera las madres pueden descansar mientras el bebé está mamando. La lactancia debe ser relajante, no agotadora.

También puede interesarte:
La lactancia materna porque es la mejor opción
Consejos para una lactancia exitosa
Lactancia materna felicidad y confianza


Vía / Pregnancy About.com

Escrito por | 30 de marzo de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Cómo prevenir la obesidad infantil - Crece Bebe - 24 de diciembre de 2009 | 17:12

    […] los primeros meses de vida, la lactancia materna es la mejor acción preventiva. En la adolescencia, no son aconsejables las dietas hipocalóricas, […]

Deja una respuesta