Masaje Shantala para el pecho del bebé

Una vez que conocemos los tres aspectos del masaje Shantala, llegó el momento de sumergirnos en este mundo íntimo y bello, donde los protagonistas solo son un bebé junto a sus padres. Es importante dedicar toda nuestra atención al niño y no dejar de mantener el contacto durante toda la sesión, hablarle con las manos, los ojos y el corazón, permitiendo que nazca un diálogo sin palabras.

Hay dos posiciones que son básicas para realizar esta técnica. La primera es  con las piernas extendidas y separadas, ubicando al bebé en el medio; y la segunda posición es con una de las piernas extendida y la otra flexionada, teniendo a el niño en el medio.

En cualquiera de los dos casos, hay que tener cerca todas las cosas que necesitamos para realizar el masaje, tales como la colchoneta, toallas, aceite, entre otras. Preparar un ambiente cálido es fundamental, así como practicar una relajación breve mediante la respiración profunda y la relajación de hombros y brazos.

Luego de aplicado  el aceite en nuestras manos, se colocan ambas manos sobre el pecho del bebé, siempre desde el centro hacia fuera se deslizan, trabajando juntas pero en dirección opuesta, como si se alisaran las páginas de un libro abierto. Esta técnica es útil para ampliar la capacidad respiratoria.

Escrito por | 25 de octubre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta