Mastitis

La mastitis es una enfermedad común durante la lactancia. Se produce cuando un germen que se aloja en la faringe del bebé, el estafilococo dorado, pasa a la madre a través de la saliva del nene. Si se encuentra con un, pezón que tiene grietas y fisuras, se aloja en la mama y genera la infección.

El primer signo de la mastitis es el dolor: hay una zona que se pone dura, colorada y duele. Al principio es imprescindible evitar que se forme pus. Apenas se perciben los síntomas hay que aplicar fomentos con agua tibia para que la leche salga y pueda ir barriendo todo. Si el tumor se hace más grande y más rojo, ya no se da calor sino que se aplica frío tratando de impedir la formación de pus.

En estos casos, el médico receta antibióticos y, si supone que hay pus, busca el momento adecuado para drenarlo, haciendo un corte para que salga afuera.

Si no se forma pus, se puede seguir dando de mamar. En el caso contrario, hay escuelas que tratan de recuperar la lactancia una vez solucionada la dificultad, y otras que aconsejan suspenderla completamente porque dicen que es fuente y origen de nuevas mastitis.

Escrito por | 22 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta