Métodos suaves para cambiar posición del feto

Hay más técnicas para intentar modificar una posición de nalgas. A diferencia de la versión externa y manual, estas obras pretenden animar al feto a darse vuelta por sí solo. La mayoría de los profesionales de la obstetricia se muestran escépticos ante estos sistemas alternativos, si bien no se oponen a ellos dada su inocuidad (pueden practicarse, salvo que el ginecólogo diga lo contrario). Estos son algunos:

Acupuntura
Los especialistas en esta forma de terapia oriental afirman que se puede estimular al bebé a colocarse con la cabeza hacia abajo mediante la aplicación de calor en un punto determinado de un pie de la madre. Ello provocaría una inquietud repentina en el niño, que lo llevaría a intentar cambiar la postura. Sólo debe recurrir-se a un médico diplomado en la especialidad.

Haptonomía
La técnica haptonómica, creada por el médico holandés Frans Veldman, está basada en la capacidad de transmitir afecto a través del tacto. Los que la imparten aseguran que mediante el contacto y la comunicación afectivos de la gestante con su bebé es posible lograr una gran distensión de los tejidos del útero (el efecto es similar al que se alcanza mediante relajación) y, en la mayoría de los casos, el giro espontáneo del niño.

Masajes

Su objetivo es conseguir la relajación de los músculos de la pelvis y del abdomen, con la finalidad de que el bebé disponga de más espacio y le sea más fácil darse vuelta. Los masajes se combinan con posturas específicas y visualizaciones (la madre debe concentrarse en su hijo, induciéndolo a darse vuelta).

Ejercidos posturales
Se basan en la idea de que, si la mamá mantiene la cabeza más baja que el resto del cuerpo, la gravedad favorece que el bebé flote hacia la parte alta del útero y, pegando su barbilla contra el pecho, se produzca la rotación. Uno de los ejercicios consiste en acostarse en el suelo y elevar la pelvis y las caderas unos 30 centímetros (por ejemplo, apoyándose sobre almohadones grandes). Hay que permanecer así entre 10 y 15 minutos varias veces al día. Se aconseja no intentar el ejercicio sin el visto bueno del obstetra.

Escrito por | 17 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta