Niños con diarrea en vacaciones

Tengo dos hijos que cuando vamos de vacaciones presentan problemas intestinales. Sobre todo el de un año que, a menudo y durante unos días, tiene diarrea. ¿A qué es debido? Clostridium botulinum, cuyas toxinas producen el botulismo.

El cambio de lugar, de clima y a veces de horarios, el intestino, a menudo, lo acusa y suele volverse “perezoso”: la medicina popular aconsejaba una purga apenas empezaban las vacaciones; nosotros sugerimos fruta y hortalizas en abundancia.

Ya desde hace años se habla mucho de la diarrea del turista. No está muy claro si ésta se debe a una excesiva motilidad intestinal por causas climáticas o bien por gérmenes diferentes de aquellos a los que cada uno está acostumbrado en su ambiente. A veces, especialmente si se hace un viaje en etapas, puede ser un verdadero trastorno si además hay fiebre y deshidratación, a causa del gran número de deposiciones.

En este caso hay que emplear desinfectantes intestinales (que siempre es conveniente llevar de casa), antiespasmódicos y muchos líquidos y sales minerales.

Debe distinguirse esta forma que se manifiesta al comienzo de las vacaciones o del viaje, del tifus, de la salmonelosis, de la hepatitis, del cólera, etc., que pueden contraerse al comer marisco, helados o dulces en mal estado o tomando leche, agua o bebidas contaminadas. Estas enfermedades necesitan cierto período de incubación (desde cinco días para el celera a tres semanas para la hepatitis).

Debe recordarse que las enfermedades que acabamos de señalar son endémicas (o sea, que están siempre presentes) y en ciertos países tienen una recurrencia estacional estival sobre todo en las localidades de mar. Es aconsejable, pues, para todos, la vacunación u otras medidas preventivas, sobre todo para los que van de camping o a lugares donde los servicios se comparten con muchas personas.

Escrito por | 21 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta