Niños con falta de estimulación

Los excesos son dañinos, tanto si hablamos de sobreestimulación como en los casos de falta de estimulación. Para un desarrollo saludable del bebé, es importante incentivar al niño mediante afecto, contención, juegos y palabras. Pero hay que ser precavidos a la hora de la estimulación para así lograr un equilibrio.

En los casos de niños con falta de estimulación, los pequeños pueden sufrir dificultades en su desarrollo psicológico, social y emocional. Esto puede incluso retrasar el desarrollo de sus habilidades sociales, emocionales e intelecturales. En algunos casos se observan conductas agresivas e indiferencia cuando alguien les demuestra afecto.

Cuando los estímulos son limitados el desarrollo es más lento y así es como estos niños tardan más tiempo en adquirir ciertas habilidades. Gatean más tarde que otros bebés y lo mismo sucede al caminar o hablar. La falta de estimulación también puede influir en el desarrollo del lenguaje y en la forma en la que establecen las relaciones interpersonales.

Finalmente, este desarrollo pueden influir en la autoestima del niño y en el concepto que tiene de sí mismo.

Es importante estimular a los bebés y a los niños pequeños con colores, formas, texturas, sabores, movimiento, sonidos, música y todo aquello que los ayude a descubrir el mundo.

Vía: ABC del bebé

Escrito por | 29 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta