Niños constipados

El cumplimiento de ciertas funciones fisiológicas del niño, está ligado al interés de padres y abuelos, que le prestan mayor atención que a los juegos, al sueño, o a otras expresiones de la maduración infantil. El control de las deposiciones del bebé o el niño pequeño ocasiona ansiedad en muchos padres y es uno de los motivos más frecuentes de la consulta pediátrica. El intestino alcanza cierto equilibrio en su funcionamiento, en cuanto a la frecuencia y consistencia de las deposiciones, alrededor del año de vida, pero el pequeño estabiliza un tipo de materia fecal y un ritmo evacuatorio sólo a los 2 ó 3 años de edad.

Constipación
Es un aumento de la consistencia de las deposiciones, que se transforman en extremadamente secas y provocan dolor abdominal difuso por abundante meteorismo (gases), disminución de la frecuencia evacuatoria e importante malestar al defecar. Las causas de la constipación son diversas. A veces es manifestación de otra enfermedad (megacolon, hipotiroidismo. enfermedades neurológicas, etc.). pero indudablemente son mucho más frecuentes las constipaciones funcionales, es decir, las que se deben a una alteración del funcionamiento normal del intestino, sin patología orgánica que la provoque.

El reflejo evacuatorio
Para que el reflejo evacuatorio “funcione” en forma normal, es necesario que la parte terminal del intestino grueso (el recto) esté vacía, mientras que las heces se encuentran retenidas en el asa sigmoides del colon. Una o dos veces por día el colon se contrae y pasa la materia fecal al recto, donde existen receptores nerviosos que detectan esa presencia y desencadenan el acto reflejo de la defecación. Entonces existe real urgencia por evacuar, se contraen los músculos abdominales y pelvianos, y se relaja el esfínter interno, pero no el externo, el cual es voluntario y depende directamente de la corteza
cerebral.

En síntesis, la evacuación es un acto reflejo pero que está supeditado al control voluntario. Justamente, a este control voluntario se lo denomina “control de esfínteres”, y a partir de que lo logra, el niño puede determinar el momento de la evacuación.

Escrito por | 8 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta