Niños fascinados por el universo

“Papá, ¿cuántos kilómetros hay desde la Tierra a la Luna?”; “¿existen todavía los dinosaurios?” o “¿por qué el agua de la parte de abajo de la Tierra no se cae?”, son sólo una pequeña muestra de las preguntas con las que tu hijo puede tomarte desprevenido. Para él no es más que una manera de demostrarnos que está viviendo una etapa más en la evolución de su inteligencia, y es a raíz de este desarrollo por lo que tu hijo se interesa por cosas que hasta hace unos meses aún le quedaban un poco grandes.

La curiosidad del pequeño va en aumento con la edad. Atrás ha quedado la época en la que todo eran porqués surgidos de la experiencia directa del pequeño con la realidad que le rodeaba. Su universo entonces era muy reducido y estas preguntas, aparentemente ilógicas, le servían para ir enriqueciendo su todavía rudimentario pensamiento. Durante esa primera infancia sus preguntas se atenían exclusivamente al presente y tu hijo sólo comprendía lo que veía.

Ahora, entre los 6 y 8 años,  las cosas son distintas. El pequeño ya tiene capacidad de abstracción; existen para él el pasado y el futuro. El espacio y el tiempo aparecen como nociones, como esquemas referenciales del pensamiento. Hasta hace muy poco tu hijo actuaba y comprendía egocéntricamente. Este comportamiento se reflejaba en afirmaciones del tipo «la Luna nos acompaña cuando vamos en coche», en la que el pequeño se veía como protagonista del viaje y la Luna estaba ahí para seguirle y darle luz. En estos momentos tu hijo ha abandonado ese pensamiento ilógico y está adquiriendo el pensamiento lógico.

Escrito por | 27 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta