Niños que no se dejan acariciar

¿Por qué algunos niños rechazan el contacto físico? Es una pregunta que frecuentemente se hacen muchos padres y que tiene más de una respuesta.

Déjame!, dice con fastidio cuando la abuela se acerca para hacerle un mimo, o los tíos que llegan quieren besarlo. Y hasta suele salir corriendo para mantenerse a una distancia prudencial de cualquier contacto. Ante esa escena, mamá y papá no saben cómo reaccionar; es que ellos mismos han sido protagonistas de una situación parecida. Su hijo se defiende duramente de las manifestaciones afectivas, besos y caricias, y el rechazado de turno siente que es algo personal contra él.

Pero antes de alarmarse y otorgarle al asunto la categoría de grave o patológico, o de ponerle rápidamente una etiqueta al pequeño, hay que tratar de conocer la causa. Quizás haga falta un especialista para ayudar a buscarla.

Desde el nacimiento, la piel, la boca, el olfato del bebé son sus zonas más sensibles; con ellas reconoce a su madre. A través de la piel le llegan los estímulos necesarios para sus funciones vitales básicas: por lo tanto, todo contacto con él, además de ser fuente de amor, es fuente de vida: dos presencias indispensables.

Un niño no tocado se puede enfermar, pero a medida que crece y madura corporalmente necesita menos el estímulo como fuente de vida, pero lo sigue requiriendo como fuente de amor.Ahora bien, esas reacciones hoscas de los pequeños pueden estar vinculadas con estas primeras posibilidades de contacto que tuvo con mamá. Y con la distancia que ella siempre puso, por diferentes razones, o simplemente porque ése y no otro es su estilo de amar.

Escrito por | 26 de noviembre de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Los niños y los mimos - Crece Bebe - 26 de noviembre de 2010 | 21:26

    […] en la que el padre y la madre son amados de otra forma. Períodos en los que el varón y la nena rechazan el contacto corporal con sus padres, porque los conflictúa. Es que empiezan a hacerse sentir con sus propios gustos, a […]

Deja una respuesta