Niños que rechazan los mimos

“Nuestro hijo es un niño alegre y feliz, pero no le gusta que lo alcemos en brazos ni que lo mimemos. Antes era más cariñoso. ¿Qué pasó?” ESta suele ser una consulta que muchos padres realizan, notan que sus pequeños han tenido un cambio en la forma de demostrar su cariño y temen que no lo sienta.

Las necesidades de afecto y caricias varían de un niño a otro. A partir de los dos años, además, el pequeño es consciente del dominio que ejerce sobre su propio cuerpo y quiere disponer a su manera de él. Esto significa que no le gusta que le hagan caricias o mimos sin su consentimiento. Y eso es algo que los padres deben respetar, sin entristecerse ni ofenderse. Su concepto de la ternura es diferente del nuestro.

Por ejemplo, tu hijo seguro que prefiere sentarse de vez en cuando en tus rodillas o jugar sobre la alfombra con su papá. Los besitos y abrazos, sobre todo si no los recibe por iniciativa propia, pueden ser demasiado para él. Es preferible no forzarlo ni agobiarlo con mimos y caricias para no aumentar su rechazo. Sigan demostrándole lo mucho que lo quieren, pero conviene interrumpir los mimos en cuanto él los rechace.

El pequeño les pedirá mimos si no lo agobian al dárselos en exceso y cuando él no los requiere. Muchas veces es parte de su personalidad, que están desarrollando, el rechazar un mimoseo excesivo, no hay que tratar de cambiársela.

Escrito por | 19 de junio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta