Niños que se niegan a comer

Los problemas de alimentación son muy comunes en la niñez. Hay muchos niños que por estos días se atragantan con comida rápida, carbohidratos y grasas, y terminan con sobrepeso y luego están los que se niegan a comer. Simplemente, no tienen hambre o se olvidan y distraen.

Claro, en algunos casos sienten que hay cosas más divertidas que hacer que comer y es por eso que juegan con los alimentos y apenas toman unos bocados.

Negarse a comer es algo muy común en los niños. Hay muchas razones que explican este comportamiento. Si el niño come siempre y un día decide no hacerlo puede ser que se sienta mal pues la falta de apetito es uno de los primeros síntomas de enfermedad.

En ocasiones los niños no quieren comer porque no tienen hambre. Esto por lo general ocurre cuando comen entre horas y es por eso que, en estos casos, lo mejor será reorganizar la rutina alimenticia para tener horarios fijos y que llegue con hambre a la hora de almorzar y cenar.

Por último, hay niños que se niegan a comer sin motivo alguno y es en estos casos cuando los padres deben armarse de paciencia. No tiene sentido librar una batalla campal para que coma pues lograréis el efecto contrario. El niño asociará el momento de comer con algo negativo y no querrá hacerlo. Lo mejor es dejarlo y pensar que lo compensará con la siguiente comida a la que, probablemente, llegará con mucho hambre.

Escrito por | 2 de septiembre de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Aprendiendo a comer - Crece Bebe - 29 de septiembre de 2010 | 23:12

    […] bebés sienten gran atracción hacia los alimentos sólidos mientras que otros los rechazan debido a su textura, más allá del […]

Deja una respuesta