Niños un poco torpes

¿Es normal que tropiece y se caiga cada dos por tres o que no acierte nunca con los botones de la camisa?. Por lo general, los niños de cinco años tienen casi definido el sentido del equilibrio, saben distinguir perfectamente las nociones básicas especiales (cerca y lejos, arriba y abajo…) y empiezan a demostrar su autonomía en muchas tareas cotidianas, como comer o vestirse. La mayoría puede saltar en un pie, subir con agilidad las escaleras de un tobogán, recibir una pelota lanzada a una distancia de tres o cuatro metros, o andar en bicicleta con el apoyo de ruedas traseras.

Pero hay pequeños que parecen darse todos los golpes y terminan por resultar torpes. Y esta falta de habilidad física no sólo se manifiesta en las actividades lúdicas, también se nota en casa. Algunos rompen todo lo que les cae en sus manos, las pasan mal para vestirse o calzarse, no aciertan con los cubiertos… Y a veces el problema también va acompañado de alteraciones en las nociones espaciales.

Aunque suele ser anterior, a menudo la torpeza no se observa hasta que aparecen los juegos en grupo. Entre los cuatro y los seis años las habilidades físicas progresan con mucha rapidez. Es la edad de la desenvoltura, sobre todo en los varones, que se relacionan a través de los juegos de competición. “¡Mamá, mira qué alto subo!”; “¡Hoy atajé todos los goles!”; “¡A ver quién llega antes a las hamacas!…”.

La falta de destreza suele pasar más inadvertida en las nenas porque prefieren juegos más tranquilos. Por otro lado, inconscientemente, los padres tendemos a exigirles más a los varones.

Cuando un niño de esta edad tropieza continuamente o no sabe lanzar o recibir una pelota a pocos metros, pueden ocurrir dos cosas: que los demás lo rechacen porque arruina el juego o que él mismo decida evitar las prácticas que le hacen daño. En ambos casos el resultado es idéntico: el pequeño se aisla de los demás y pierde confianza en sí mismo; se inicia así un círculo vicioso que perturba notablemente su desarrollo físico.

Escrito por | 16 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Juegos para estimular destreza infantil - Crece Bebe - 10 de enero de 2011 | 14:59

    […] a superar los pequeños retos de cada día, sin forzarlo,  Alabarlo por sus progresos para infundirle seguridad y evitar que el miedo lo paralice (“¡Qué alto subiste”!) (“¡Qué grande que […]

Deja una respuesta