Niños y el uso de las tabletas

Con las tabletas ocurre como en casi todos los ámbitos: no creo que se trate de no permitirles a los niños jugar con ellas sino de simple equilibrio. ¿Está mal si nos sentamos en un café y les prestamos el dispositivo durante un rato para que se entretengan en un ámbito en el que deben permanecer tranquilos? Por supuesto que no. Ahora bien, cuando pasan horas frente a la pantalla y reemplazan horas de juego activo es allí donde hay que revisar las rutinas infantiles.

Según un informe sobre Cross-platform realizado por Nielsen, el 70 por ciento de los padres dejan sus tabletas a los hijos para que las utilicen con diversos fines. Así, el 77 por ciento las usa para jugar, el 57 por ciento para aprender, el 55 por ciento de las veces para estar distraídos mientras viajan, el 43 por ciento para ver dibujos o películas, y el 12 por ciento para comunicarse con amigos y miembros de su familia.

Los niños de hoy nacen con la tecnología al alcance de la mano y no se trata de evitarla sino de aceptar esta realidad e incorporarla en dosis equilibradas. Como en cada aspecto de la crianza. Las nuevas tecnologías forman parte de la vida de los adultos y también de los peques, de nada sirve renegar de ellas cuando las usamos y disfrutamos. De nada sirve criar analfabetos digitales en tiempos de Internet. Pero tampoco es cuestión de dejarlos usarla libremente y sin restricciones. Los padres somos los responsables de su uso y debemos hacernos cargos tanto del tiempo en que la manipulan como del contenido al que acceden.

Escrito por | 14 de septiembre de 2014 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta