Operación de amígdalas, si o no.

Aún hoy sigue planteada la gran controversia con respecto a la operación o no de las adenoides y amígdalas. De todos modos, y sin pretender entrar en la polémica, es necesario aclarar algunos conceptos en los que sí creo que no hay dudas: la normal hipertrofia (agrandamiento) de la adenoides y las causas por las que no se tiene que operar.

La adenoides es una glándula que se ubica por detrás de la nariz y está formada por un tejido similar al de los ganglios. Por ese motivo, y por cumplir funciones defensivas, se agranda y se achica ante cualquier proceso infeccioso en el que aparece comprometida. Dadas las múltiples enfermedades virales a las que se ven expuestos los niños, sobre todo durante los primeros seis años de vida, esta glándula se agranda significativamente y alcanza su tamaño máximo entre los tres y cuatro años. Después involuciona para desaparecer, por lo general, entre los seis y los ocho años.

A causa de estos síndromes virales (en promedio, seis por año), los niños pueden adoptar una respiración bucal, sobre todo si la nariz ha estado mucho tiempo tapada. Pero, atención, la hipertrofia de la adenoides no es la única causa de esta alteración; la rinitis alérgica, entre otras, también puede producirla.

Las siguientes son las causas más importantes por las que no hay que operar:

* Las amígdalas y la adenoides están fisiológicamente agrandadas, pero no hay síntomas ni signos de dificultad respiratoria. Además, el niño come sin problemas.

* Infecciones amigdalares o adenoiditis a repetición, el aliento o amígdalas crípticas con secreción, sin que ésta sea por infección estreptocóccica comprobada por cultivo de exudado de fauces,

* Respiración bucal sin que se compruebe una hipertrofia adenoidea que obstruya el pasaje de aire (visto sólo radiológicamente) en un niño mayor de seis años.

*Hipertrofia adenoidea sin otitis media a repetición, que no presente una caída de la audición de más de 30 decibeles con alteración del timpanograma y de la impedanciometría.

* Falta de apneas o pausas respiratorias en el sueño.

Escrito por | 24 de septiembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Salud

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta