Organizar una fiesta infantil

Cualquier pretexto es bueno para hacerlos felices. Una fiesta en su honor será el mejor de los regalos. Pero no basta con darles de merendar; la decoración y los juegos también cuentan. Y mucho.

Una fiesta infantil es siempre un acontecimiento extraordinario. Para los niños, ese día de cumpleaños, de despedida del ciclo escolar, de homenaje a un amigo, será uno de los acontecimientos más importantes del año, algo para vivir a pleno y recordar con ilusión. Se merecen todo nuestro esmero y dedicación.

Para una buena organización es muy importante comenzar a trabajar con una semana de anticipación. Las cosas buenas no se improvisan;  además, no conviene dejar todo para último momento si no queremos agobiarnos con los preparativos.

A ellos les entusiasma anunciar su fiesta con una invitación. ¿Por qué no hacerlo así? Se pueden elaborar doblando una tira de cartulina blanca sobre la que se hace un dibujo o también mediante un sencillo estampado: se corta una papa, se talla en ella una forma (una flor, una mano) y se aplica sobre acuarelas, luego se utiliza sobre el papel como sello. No es mucho trabajo y los niños grandecitos estarán encantados de colaborar en su confección.

No es recomendable invitar a más de diez niños para poder  cuidarlos a todos y no perderlos de vista. Es posible que al protagonista del acontecimiento , si hay,  le guste celebrar la fiesta bajo un lema especial como “fiesta en el zoo”, “en la selva” o “en el circo”. Débemos consultarlo e indicarlo en la tarjeta.

Los días antes conviene anotar lo que se va a servir en la merienda, señalando lo que se puede comprar ya elaborado y lo que se va a preparar en casa. Tampoco está de más pensar en los posibles juegos y en las cosas que hacen falta para ponerlos en práctica.

Escrito por | 14 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta