Pantalones durante el embarazo

Los adornos no deben ser excesivos y siempre se colocarán en torno al cuello, o, algunas veces, en los puños; es conveniente acentuar los adornos en los  puntos de vuestro cuerpo que no cambian con el embarazo, como el cuello, los brazos, la cabeza y las piernas.

Muchas mujeres creen que durante este período no se pueden llevar pantalones; por el contrario, suelen ser muy adecuados si se llevan con una chaqueta, o con una casaca larga que llegue hasta las caderas; en verano podéis llevar shorts (siempre que tengan la cintura regulable) con camisas largas y de profundos pliegues.  Muchas casas de modas proponen, para las gestantes, camisas y vestidos con plisados, pero el plisado no adelgaza, sino que, a menudo, engorda y no disimula lo que debería disimular.

Los vestidos más apropiados para las gestantes son de tejidos ligeros, cortados al bies, y, como dijimos anteriormente, con dos pliegues largos y regulables. Las faldas y los pantalones, ya sean cortos o largos, tienen una cremallera especial en la cintura que permite regularla a medida que ésta aumenta, o llevan, delante, un bolsillo simulado que oculta dos cintas de «velero» que sirven, también, para regular la cintura.

Las faldas y pantalones van perfectamente hasta el séptimo mes, pero a partir de este momento no se deben llevar vestidos que señalen el talle; entonces son preferibles los vestidos completamente sueltos, sin cintura, que se ensanchan hacia abajo; estos vestidos constan de un canesú muy alto del que parte la falda, que forma una sola pieza con el cuerpo y está cortada al bies; pueden ser, también, sin canesú; entonces los vestidos llevarán pliegues cosidos que irán de los hombros al pecho, en cuyo punto se abrirán, para extenderse, luego, a lo largo de la falda.

Escrito por | 17 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta