Parto sin dolor

El bíblico parirás con dolor es cada vez más un recuerdo del pasado. La preparación psicofísica para el parto, así como las modernas técnicas de analgesia y anestesia ayudan a la madre a tolerar mejor las molestias de este momento. La administración de anestesia peridural no borra la sensación de contracción o de pujo, permitiendo a la madre vivir plenamente las alternativas del parto y colaborar con eficacia en el momento del nacimiento. De todas formas, su empleo tiene que subordinarse al deseo de la paciente.

El parto es el momento más deseado y a la vez el más temido del embarazo. El miedo a lo desconocido, o a la reiteración de malas experiencias, está presente en muchas embarazadas hacia el final de la gestación. La preparación psicofísica y el empleo de las modernas técnicas anestésicas son las mejores armas de que disponemos para vencer el temor. La anestesia peridural continua permite a la embarazada que la solicita eliminar casi por completo las sensaciones dolorosas, y colaborar con mayor eficacia en el momento del nacimiento.

La anestesia epidural ha revolucionado el concepto de maternidad ya que  no borra la sensación de contracción o de pujo, permitiendo a la madre vivir plenamente las alternativas del parto, inclusive si debe recurrirse a una operación cesárea. La generalización del empleo de la anestesia peridural no continua para el parto, durante los años sesenta, trajo aparejadas algunas complicaciones inesperadas. Frecuentemente, la falta total de sensibilidad a las contracciones y al descenso del bebé obligaba a realizar una aplicación de fórceps ya que la parturienta no sentía el reflejo que desencadenan la sensación de pujo y no podía colaborar adecuadamente.

La introducción de la anestesia peridural continua con catéter permitió reducir las dosis empleadas, administrando la mínima necesaria para disminuir el dolor sin parar el parto. Al estar el catéter colocado permanentemente, esta dosis se puede reforzar toda vez que sea necesario. En caso de tener que realizarse una operación cesárea de emergencia, basta con aumentar la dosis hasta llegar a una anestesia completa.

Escrito por | 19 de agosto de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Parto

Artículos relacionados

  • Parir sin dolor

    ¿Por qué las nativas del Centro de Africa paren sin dolor ni temor, mientras que las del llamado "mundo occidental civilizado" han debido...

  • Todos los partos son diferentes

    La influencia negativa de todo esto quedó de manifiesto en los años 30, cuando el médico Read descubrió que las aborígenes de Africa...

  • Vencer el temor al parto

    Las mejores armas con que cuenta hoy la mujer para afrontar y superar su miedo al dolor, junto a esos otros temores que lo acompañan, son una...

  • El parto en cuclillas

    El bebé que va a nacer tiene que atravesar un canal (pelvis) cuyo diámetro interior es irregular. Es más ancho en sentido transversal (al...

  • ¿Se recuerda el parto?

    ¿Resultó doloroso o más bien tranquilo? ¿Fue fácil o difícil? Las madres recuerdan un momento tan especial con lujo de detalles aun...

Comentarios

  1. Parto natural o cesárea - Crece Bebe - 28 de septiembre de 2010 | 8:02

    […] haber motivos justificados. No se admite ni tiene sentido que una mujer diga, por ejemplo, prefiero una cesárea porque duele menos. Cada una de las alternativas nombradas son excelentes siempre y cuando respondan a una indicación […]

  2. Cuando el parto no duele - Crece Bebe - 11 de enero de 2011 | 16:10

    […] para lo peor. Es habitual que otras madres les hayan contado lo mal que lo pasaron y lo mucho que sufrieron durante el parto. Parecería que fueran pocas las que afirman estar encantadas, haber recibido un trato maravilloso y […]

Deja una respuesta