Paseos con el bebé en otoño e invierno

Esta acostumbra ser una de las primeras preguntas que se hacen los padres, cuando se trata de su primer hijo. La respuesta no puede ser, obviamente, la misma para todos los casos. Entre otras cosas, depende de la época del año en que haya nacido el niño (en pleno invierno, en primavera o verano, o estando ya avanzado el otoño), de las condiciones generales y de la región geográfica donde viva.

El invierno
Comencemos por la estación menos indicada (sobre todo en las regiones frías), el invierno. Un niño en perfectas condiciones de salud puede muy bien empezar a salir de casa 15 ó 20 días después de haber nacido.

Naturalmente, el niño debe estar bien protegido. Además de vestirle con la necesaria ropa de abrigo’, incluido el gorrito, se le tapará con mantitas de lana (las hay de muy buena calidad, que garantizan una temperatura “fisiológica” dejando que el cuerpo del niño transpire normalmente).

Mantened puesta la capota del cochecito y, si hay viento, también la protección de plástico, dejando sólo el espacio necesario para que el niño respire buen aire.

El otoño
Bien adentrado el otoño, sucede lo mismo que en invierno: antes de salir por primera vez es mejor esperar unos quince días. Luego, si las condiciones de salud son perfectas, se puede sacar de paseo al niño bien abrigado. La manta del cochecito puede ser ya algo más ligera que la de invierno. La capota del cochecito estará levantada, pero todavía se puede prescindir de la protección de plástico.

Escrito por | 19 de septiembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta