Pérdida de los dientes de leche

Cuando los dientes primarios o de leche se pierden antes de tiempo se desencadenan varios problemas:

Las piezas ubicadas a cada lado del que se ha perdido se corren hacia el espacio vacío, de modo que cuando debe erupcionar el permanente no hay suficiente lugar y entonces lo hace fuera de su propia ubicación. Esta es la causa de  mala oclusión, su correción puede necesitar un tratamiento de ortodoncia complicado y costoso.

Cuando los dientes se corren y se desvían es difícil limpiar todas sus superficies (interna, externa y masticatoria). Esto puede provocar caries o contribuir al inicio de la enfermedad periodontal. Si se usa el mantenedor de espacio se debe prestar una atención especial a la higiene de los dientes próximos al mismo.

La pérdida dentaria afecta tanto la apariencia del niño como su habla. Los dientes son necesarios para emitir correctamente muchas letras del alfabeto y ayudan a modelar la cara.

Se debe dar atención inmediata a la pérdida de alguna pieza ya que el máximo movimiento hacia los espacios vacíos ocurre en los primeros seis meses posteriores a la caída o accidente. Si el niño ha perdido su segundo molar primario, un mantenedor de espacio es muy importante ya que éste es la guía para el desarrollo normal de los dientes permanentes.

Aproximadamente un 6o por ciento de las malas oclusiones se debe a la pérdida de este diente y la correspondiente falta de espacio. El uso del mantenedor es un método simple para prevenir estos problemas. Una visita temprana al dentista (antes de los 2 a 2 años y medio) y el control periódico posterior ayudarán al odontólogo a evitar cualquier dificultad.

Escrito por | 28 de febrero de 2011 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Niños que son rechazados por otros niños - Crece Bebe - 19 de marzo de 2011 | 10:03

    […] a sustituir a los amigos, ni tampoco sería deseable. Eso sí, a esta edad, alrededor de los 8 años, aunque las amistades son ya muy importantes, la principal fuente de afecto, autoestima y seguridad […]

Deja una respuesta