Piruletas de queso para niños que no quieren comer

Hay algunos productos que son grandes aliados cuando nuestros hijos se niegan a comer. Es cierto que no son infalibles pero al menos añaden sabores que, por lo general, gustan a los peques. Así es como, lejos de las imposiciones y más cerca de la persuasión, finalmente se gana una batalla más en esa guerra por la comida que se ha desatado y nadie sabe bien porque.

El queso es un producto vital en las comidas infantiles, un buen amigo de la casa cuando estamos a punto de desistir y aceptar que nuestro hijo no abrirá la boca. Sabroso como pocos, hay todo tipo de variedades al alcance de la mano. El parmesano es uno de los más elegidos en las recetas para niños pues puede ser usado rallado o bien para gratinar los platos.

También hay opciones más originales como es el caso de estas piruletas de queso parmesano que son atractivas y divertidas. Ideales para fiestas de cumpleaños en las que se quiere evitar la comida chatarra, podéis prepararlas con rapidez.

Sólo hay que rallar una buena cantidad de queso parmesano para luego formar círculos en una placa para horno cubierta como papel de horno. Luego hay que colocar un palillo en cada círculo y finalmente es hora de dar emprolijar con una cuchara.

Las piruletas requieren unos minutos de horno hasta que estén doradas. Una vez frías, se las retira de la placa.

Vía: El blog alternativo

Escrito por | 1 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta