Platos decorados para niños que se niegan a comer

Han niños que por obra y gracia de la naturaleza, y de sus genes, abren con entusiasmo la boca la primera vez que uno acerca una cuchara. La comida entonces se transforma en una fiesta, una experiencia fácil de ejecutar que los padres disfrutan pues ven crecer a sus hijos sanos y fuertes.

Pero no siempre la historia culmina en final feliz, hay muchos bebés que se niegan a comer. Parecen no sentir pasión alguna por los nuevos alimentos, sus sabores, sus texturas. Algo similar sucede con los niños pequeños aunque en estos casos lidiar con la falta de apetito es algo más sencillo pues es posible disfrazar” la comida para que así sea más divertida y atractiva.

En el caso de los niños que han cumplido ya un año de vida o más, tan sólo se trata de apelar a la imaginación. Entonces podéis convertir unas rodajas de zapallo en ojos para luego cortar un tomate y añadir la boca, y finalizar esta cara con unos fideos a modo de cabello.

Hay muchas formas de decorar un plato para que sea interesante. De esta forma iniciaréis un juego con los niños que pondrá punto final a las batallas domésticas que a menudo se suscitan en la mesa.

¿Otro ejemplo?

En este caso, los ingredientes básicos han sido unas salchichas, fideos, lechuga, unos tomates pequeños y unas rodajas de pepino. Sólo hay que cortar las salchichas en trozos para así crear un tren de fantasía. Los tomates y las rodajas de pepino son las ruedas y la lechuga es el humo de la chimenea.

¿Quién se come la locomotora primero? ¿Quién la rueda trasera? Estas pequeñas consignas pueden ayudar a que los niños coman toda la comida que está en el plato sin siquiera protestar. Quizá valga la pena intentarlo…

Escrito por | 30 de noviembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta