Posibles problemas al aprender a caminar

El andador no es recomendable para los niños. Con este artilugio, el bebé no aprende a soportar su propio peso de modo natural, puesto que la posición que adoptan las piernas no es la adecuada.

Los niños no necesitan ayuda mecánica para aprender a caminar. Lo mejor es que se les permita adquirir el sentido del equilibrio a su propio ritmo, poco a poco y sin apuro. Si los padres quieren ayudar al pequeño en su evolución, lo que deben hacer es procurar ir cambiándolo de postura a partir del tercer o cuarto mes. Si lo ladean o lo ponen boca abajo de vez en cuando, empezará a sentir su propio peso sobre las manos. Esto es bueno porque favorece su musculatura.

Cuándo debemos consultar al pediatra

Los padres tienen que estar atentos a la evolución de su hijo para que cualquier problema sea detectado con tiempo. En general, se debe consultar con el pediatra siempre que se aprecie alguna anomalía evidente, como el caso de niños que no manifiestan ninguna intención de incorporarse, se mantienen exageradamente pasivos o tardan demasiado tiempo en lograr mantenerse sentados.

Hay tres indicadores a tener en cuenta, a la hora de detectar posibles problemas:

1. Sujeción de la cabeza. Alrededor del primer trimestre de vida, el bebé tiene que haber conseguido, en cierta medida, la sujeción de la cabeza.  Sosteniendo al niño derecho, de manera que mantenga la cabeza en línea con el tronco, inclinamos su cuerpo hacia uno de los lados. A continuación lo enderezamos de nuevo y, si él vuelve a alinear la cabeza con el tronco por sí mismo, su evolución es la adecuada.

2. Alteraciones del tono muscular. A partir del tercer mes, hay que empezar a observar la musculatura del bebé. Si tiene los músculos demasiado rígidos o demasiado flojos, los movimientos serán imprecisos. Cuando estén rígidos, no realizará una coordinación suave, y cuando estén excesivamente flojos, su movilidad adolecerá de una considerable falta de fuerza. Este defecto tiene especial importancia si se sigue manifestando a partir del sexto mes.

3. Diferencia en la movilidad lateral. También a partir del tercer mes hay que comprobar si el bebé es capaz de desarrollar las mismas habilidades con el lado derecho del que con el izquierdo.

Escrito por | 5 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años y Primeros meses

Artículos relacionados

  • Pasos decisivos del bebé

    A los siete u ocho meses, es frecuente ver  a los bebés girar sobre su propio eje hacia un lado o hacia otro. Es un ejercicio que les enseña...

  • Aprendiendo a caminar desde el nacimiento

    Reptan, se caen, dan marcha atrás, gatean... hasta que ¡por fin! consiguen dar su primer paso. Existen pocas cosas que produzcan tanto...

  • Caminar antes de tiempo

    Los niños suelen empezar a caminar entre los 11 y los 14 meses, aproximadamente. No es tan malo que adquieran la capacidad de caminar algo más...

  • Hay que ayudarlos a caminar

    Muchos padres se preguntan si es realmente así como el bebé debe evolucionar, es decir, en forma autónoma, sin la ayuda de nadie, Se...

  • ¿Cómo ayudar al bebé a caminar?

    ¿Los padres no pueden ayudar a su hijo en el aprendizaje de la marcha? Sí pueden hacerlo, pero de una forma más indirecta. La ayuda mas...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta