Precauciones al bañar al bebé

A medida que los bebés crecen desarrollan más y más habilidades físicas. Es por eso que los padres deben estar muy atentos pues a mayor evolución en el movimiento, más riesgos de sufrir un accidente en casa.

La hora del baño es uno de los momentos más difíciles para los padres más temerosos que sienten miedo de que su bebé se ahogue o resbale. Para evitar inconvenientes, hay que tener en cuenta algunas precauciones que pueden ayudar a que la higiene del bebé sea un momento placentero entre padres e hijos.

Se recomienda usar una bañera y llenarla sólo unos 5 o 7 cm, es decir que el agua debe cubrir sólo las piernas del bebé. Antes de sumergirlo, hay que verificar la temperatura del agua, que no debe estar demasiado caliente sino templada, entre 35,6 y 38,8 grados centígrados.

Para evitar que el bebé resbale, se puede recurrir a la ayuda de las alfombrillas antideslizantes, tanto en la bañera como en el suelo. También son efectivos los protectore blandos para el grifo de la bañera aunque lo mejor es usar las sillas o soportes para bebés que se introducen en la bañera. Este es un accesorio muy útil y seguro que permitirá que tu bebé juegue en el agua mientras tú lo limpias con cuidado.

Recuerda que nunca debes dejar al bebé sólo en la bañera, ni siquiera por unos segundos.

Escrito por | 26 de agosto de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Primeros meses

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Bañera de bebé con termómetro - Crece Bebe - 1 de septiembre de 2010 | 23:06

    […] de sumergirlo hay que cuidar que la toalla esté a mano para así abrigarlo ni bien sale de la bañera. Y por último: la temperatura del agua, quizá el punto más difícil de […]

Deja una respuesta