Preparar un biberón

Se podrá preparar un biberón o mamadera cada vez que él bebé requiera alimentación, o todas juntas y dejarlas en la heladera listas, para ser utilizadas cuando sea necesario. Las fórmulas en polvo (maternizadas) se preparan por lo general en una dilución al 15 por ciento (cada medida tiene 5 g, por lo tanto habrá que colocar 3 medidas para llegar a 100 ml de leche). Será el pediatra quien indique la concentración según la leche que se utilice.

Es muy importante seguir atentamente los pasos, ya que si colocas más leche de la necesaria, ésta resultará demasiado concentrada, lo que puede ser perjudicial para los ríñones. Y a la inversa, las leches muy diluidas no permitirán un adecuado aumento de peso. Por estos motivos “ni más ni menos, sólo lo justo”. Utiliza el cuchillo esterilizado, para “enrasar” la  cucharita medidora.

Para diluir la leche podrás usar agua hervida o mineral de bajo contenido en sodio. La preparación podrá hacerse en cada mamadera o utilizar la jarra para la leche de todo el día. Retira la mamadera o la jarra del esterilizador, coloca la mitad de agua que vayas a utilizar, luego la cantidad de fórmula necesaria, bate o revuelve con la cuchara y completa con agua hasta alcanzar la medida deseada.

Conserva la lata o la caja de leche bien cerradas en la heladera y nunca dejes dentro de ellas la cucharita medidora: se podría contaminar todo el envase. Si quieres guardar la mamadera en la heladera hasta su uso, una vez preparada, deberás cerrarla con la tetina para adentro. No olvides lavarte las manos antes de iniciar la preparación.

Escrito por | 2 de diciembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta