Prevenir quemaduras y escaldaduras

Es un tipo de accidente muy frecuente, y es la cocina el sitio más peligroso. Estos accidentes se producen en fracciones de segundo, por lo general porque no se presta la debida atención al hecho de que la cocina no debe ser un lugar de juegos. El cansancio y la fatiga de los padres, a menudo impiden que se tomen las precauciones necesarias.

Las quemaduras más frecuentes en los niños se producen con el horno, agua hirviendo o aceite. El grado de las quemaduras puede variar, pero todas deben ser atendidas inmediatamente, para determinar su gravedad y prevenir secuelas posteriores.

Prevención
– Impedir que los niños se acerquen al fuego, sobre todo cuando se está cocinando.
– No utilizar utensilios de cocina cuyos mangos o asas sobresalgan en forma ostensible.
– Utilizar los quemadores de cocina menos accesibles.
– Educar al niño sobre los peligros que entrañan las quemaduras, lo antes posible.
– Utilizar prendas de vestir poco inflamables.
– Guardar los fósforos en un lugar seguro, y no permitir que el niño juegue con ellos.
– Mantener al niño y sus juguetes alejados cuando se está cocinando.
– Si existe alguna hoguera al descubierto, coloque un vallado protector.
– No utilizar estufas portátiles.
– Tener un extinguidor al alcance de la mano.
– No dejar recipientes con alimentos o bez.zzi :aiientes en el borde de los muebles.
– No alzar al niño cuando se toman líquidos calientes.
– No dejar al niño pequeño solo en la bañera, pues podría abrir la canilla de agua caliente.
– Conocer el centro de quemaduras más próximo a su domicilio y el número telefónico.
– Aplicar medidas de primeros auxilios.

Escrito por | 18 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta