Primeras semanas después del parto

Lo peor son las primeras semanas.  Las primeras semanas  después del parto reflejan preocupación, pero afortunadamente responden a una fase pasajera, que todas las madres superan con éxito. Ocuparse de un bebé y de un chiquito de dos o tres años y llevar una casa a la vez parece una misión imposible. Pero todo el mundo sale adelante.

Las primeras semanas son las más difíciles. Los días en el hospital pasan rápido. Allí todo se vuelve mimos y atenciones para la madre y el bebé, pero al llegar a casa ella pierde el papel de protagonista y tiene que hacerse cargo del bebé y del resto de la familia, que no es poco. Al principio, prácticamente las veinticuatro horas del día giran en torno al recién nacido. Cambiarlo, bañarlo, vestirlo, darle el pecho cada dos por tres, calmarlo cuando llora…

El trabajo se multiplica cuando hay otro pequeño que también necesita a mamá y que, para colmo, suele volverse irritable y más mimoso que nunca por un repentino ataque de celos ante el nuevo integrante de la familia, que ha venido a arrebatarle el tiempo que antes todos le dedicaban exclusivamente.

Escrito por | 6 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta