Problemas al reanudar la vida sexual

Un hecho que puede interferir en la reanudación de las relaciones sexuales en el posparto es la falta de lubricación. Este problema afecta a muchas de las madres que amamantan, y es consecuencia directa de la falta de estrógenos que acompaña a la amenorrea (o ausencia de menstruación) que se produce durante el período de lactancia. Contribuye a ello la influencia de la prolactina, la hormona encargada de estimular la producción de leche.

La sequedad vaginal, que también pueden sufrir las mujeres que no dan el pecho en tanto no tienen su primera menstruación (en torno a los 40 días después del parto), puede hacer que la penetración resulte muy doloroso. Mientras no se proceda al destete y/o no se reanuden los ciclos menstruales, se la puede combatir con la utilización de lubricantes específicos (de venta en farmacias).

El malestar físico, lógico hasta que la mujer se recupera del todo, a menudo provoca que los primeros contactos sexuales se pospongan, o no sean tan frecuentes como antes de tener al bebé. El cansancio, la falta de tiempo libre, la alteración de rutinas, la preocupación por las nuevas responsabilidades y todo lo que suele acompañar la llegada de un hijo son elementos que tampoco favorecen el despertar de la libido.

Escrito por | 16 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta