Problemas de la lactancia: conductos bloqueados

Durante las primeras semanas de lactancia es común que algunas madres experimenten un dolor en alguna zona de los pechos que además se sienten calientes y se ven rojizos. Esto sucede cuando se bloquea un conducto.

Entonces, lo recomendable no es suspender la lactancia sino continuar para así desbloquearlo. En estos casos, se sugiere colocar la lengua del bebé en la dirección de la inflamación para así facilitar la succión que será la encargada de desbloquear al conducto y facilita el flujo de leche.

Otra alternativa para aliviar el dolor es aplicar calor entre tomas, masajear la zona afectada e intentar sacar leche al menos tres veces al día una vez finalizadas las tomas. En el caso de advertir fiebre y que dure más de 24 horas o bien que sea muy alta habrá que consultar al médico pues en algunos casos es necesario tomar un antibiótico. Pero no siempre es necesario recurrir a los fármacos pues incluso la mastitis infecciosa puede curarse en forma natural.

Escrito por | 25 de octubre de 2013 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • Infecciones durante la lactancia

    Un "cuco" sigue amenazando a la lactancia: la posibilidad de infección. En general, para que una parte de nuestro cuerpo pueda ser invadida por...

  • Lactancia: síntomas de la mastitis

    Todo comienza con una molestia pero como es muy común que las madres que se encuentran amamantando en un comienzo sientan pequeños dolores no...

  • Mastitis

    La mastitis es una enfermedad común durante la lactancia. Se produce cuando un germen que se aloja en la faringe del bebé, el estafilococo...

  • Lactancia en mujeres con prótesis mamarias

    Existe un mito popular que afirma que las mujeres con prótesis mamarias no pueden amamantar. Lo cierto es que no existe inconveniente para que...

  • Problemas de la lactancia

    Durante el embarazo siempre es bueno informarse acerca de la lactancia. Si bien es una práctica natural y muy recomendable hay que saber que...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta