Proceso de adaptación escolar

El proceso de adaptación puede ir desde algunos días hasta semanas. Lo importante es que sea gradual y paulatino. Durante este periodo pueden surgir algunos signos de inseguridad que se desprenden de la nueva realidad que vive el niño. Una vez que estos signos desaparecen, es seguro que el proceso de adaptación se ha completado con éxito. Asimismo, puede ocurrir que una vez finalizado el periodo de adaptación surjan nuevamente algunos signos de inseguridad, pero éstos suelen estar asociados a cambios dentro del jardín: cambio de maestra, cambios materiales, cambios en las actividades.

Es frecuente que el niño durante el periodo de adaptación desee llevar consigo un objeto de su ambiente existencial más próximo. A este tipo de objeto se lo ha denominado objeto acompañante. Existen múltiples objetos que pueden oficiar de acompañantes, pero lo importante es que resultan familiares para el niño y le garantizan seguridad. El niño en pertenencia de dicho objeto transporta mágicamente en él y con él su ambiente familiar. A través de estos movimientos logra que su campo existencial no se vea modificado en su totalidad, evitando la aparición de vivencias de inseguridad que pueden resultar insoportables. Por ello es fundamental que el niño no sea privado de llevar (si así lo desea) este tipo de objetos que contribuyen a la adaptación y a la aceptación de este nuevo ambiente existencias.

Asimismo, el niño, en este camino hacia la adaptación puede comenzar a trasportar a su hogar objetos pertenecientes al jardín, denunciando de esta manera que ha logrado establecer una relación emocional positiva con este nuevo ambiente; se ha adaptado y lo ha aceptado. Estos objetos se denominan de posesión, en la medida en que representan una pertenencia exclusiva y un mundo conquistado por él. Cuando decimos objeto nos referimos tanto a objetos materiales, de trozos de plasticina, tizas, como a las experiencias vividas en este nuevo ambiente: conocimientos adquiridos, nuevas relaciones. Es decir, estas últimas representan una posesión para el niño, algo valioso, personal, que no siempre desean compartir con los demás.

Escrito por | 3 de enero de 2011 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. El ingreso al jardín de infantes - Crece Bebe - 8 de enero de 2011 | 20:44

    […] ingreso al jardín para el niño es salir y sumar a su mundo que lo rodea, que le es natural y conocido, otro […]

Deja una respuesta