Proceso de alimentación del bebé

Las madres de antes no perdían tiempo con contemplaciones: a la hora de darle de comer a su hijo, lo sentaban en su regazo, le ponían un babero, le sujetaban las intranquilas manitas y le metían una cucharada tras otra en la boca. En menos de diez minutos el plato estaba vacío, y asunto concluido.

Un método limpio, rápido y eficaz. Sólo que al pobre pequeño no le quedaba ninguna posibilidad de tomar cartas en el asunto. Y eso que cualquier bebé, aunque todavía no haya cumplido el año, ya se interesa enormemente por lo que está comiendo. Quiere mirar qué aspecto tiene, verificar si se trata de algo blando o de algo sólido, investigar su olor, su consistencia y su temperatura. Sólo al final de todas estas averiguaciones también querrá enterarse de si su sabor es dulce, agrio o salado; conocido o desconocido.

Claro que a un bebé de sólo siete u ocho meses todavía hay que darle de comer. Aún no sabe mantenerse sentado durante mucho tiempo, sujeta la cuchara torpemente y tiene grandes dificultades para acertar con ella en la boca… Pero sólo aprenderá a comer con propiedad si tiene ocasión de probar y ensayar. Por ello, cuando le demos de comer, le colocaremos una cucharita en las manitas y le permitiremos que la maneje a su gusto, aunque por el momento se trate más de un juguete que de una herramienta para alimentarse.

Antes de los doce meses comienza una nueva etapa. Para darle de comer sentado en nuestro regazo, pesa mucho, y además no se queda quieto. Ha llegado el momento de sentarlo en una sillita y dejarlo participar en la comida familiar. En muchas casas, esto sólo es posible los fines de semana. Los días de semana es frecuente almorzar fuera de casa, y por la noche, a la mayoría de los bebés se los acuesta antes de la hora de cenar. Sin embargo, sabiendo que para el pequeño es beneficioso comer en compañía de los suyos, algunas familias se las arreglan, ajustando horarios, para estar juntos a la hora de la cena.

Escrito por | 15 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

  • Claves para la alimentación del bebé

    La alimentación de los bebés presenta momentos clave. La disminución en el consumo de alimentos ricos en micronutrientes provoca...

  • Bebés alérgicos a la leche de vaca

    No hay duda de que la leche materna es la mejor para un recién nacido. En cuanto a su valor nutritivo, le aporta todo lo que necesita para...

  • ¿Cómo ayudar al bebé a eructar?

    A algunos niños les cuesta mucho eructar después de comer. Al terminar el biberón, muchas mamás le dan palmaditas en la espalda, algo que en...

  • La miel puede ser perjudicial para el bebé

    Es absolutamente cierto que los menores de un año no deben ingerir miel. Y esto se debe a dos motivos fundamentales: el primero y más...

  • Chupete natural para bebés

    El chupete es un gran aliado de sus padres y prueba de ello es su nombre en inglés: pacifier o pacificador, es decir un sencillo objeto que sirve...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta