Qué es la mastitis

Cuando una mujer que da el pecho dice que tiene fiebre, debemos pensar que sufre mastitis. Los trastornos de la mama provocan los mismos síntomas que el mal más común en las estaciones frías: dolores de cabeza, malestar general, cansancio y fiebre… pero, durante la lactancia, las mastitis son más frecuentes que los procesos gripales.

La mastitis suele afectar a un solo seno y se manifiesta localmente con un bulto pequeño, una dureza con forma de “quesito” o una tirantez. También provoca dolor y enrojecimiento en la parte afectada, aunque es posible que todos estos signos sean leves y la madre sólo los descubra cuando el médico se lo haga notar.

¿Por qué aparece? Algunas madres todavía piensan que la causa es una falta de higiene. No obstante, salvo si hay grietas en los pezones, que son una puerta abierta para los gérmenes, la mastitis no está relacionada con los hábitos de limpieza.

Para que se produzca este trastorno, es necesario que uno de los conductos de la glándula mamaria se obstruya, y esto sucede cuando, por cualquier causa, se fabrica más cantidad de leche de la que el bebé logra extraer. La retención provoca una inflamación de los tejidos y facilita la proliferación de bacterias o, lo que es lo mismo, la infección.

Escrito por | 26 de octubre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta