Qué hacer cuando los niños no quieren dormir la siesta

Sus ojos están cansados, luce pálido y sin energías pero se niegan a dormir. A partir de los dos o tres años, la mayor parte de los niños se niegan a una siesta. Aún cuando la necesitan.

Hay muchas ideas para ayudar a tu hijo a dormir la siesta reparadora, un descanso que sin dudas necesita para enfrentar el resto de la jornada. Lo primero es tener en cuenta algunos posibles problemas que atentan contra el buen sueño.

Es importante observar si ha cambiado la rutina del niño, si éste ha desarrollado nuevas habilidades que implican un gasto energético diferente (ha comenzado a comer con cuchara, a ir a la guardería, a caminar, etc.). En ese caso, modifica sus horarios de siesta siguiendo sus patrones de sueño y cuando se muestra cansado.

Respeta el reloj biológico del bebé pues en ocasiones sus horarios de siesta no coinciden con él. El horario de siestas, la hora de ir a dormir por la noche, el horario de comidas, la exposición a la luz y la oscuridad, y la actividad pueden afectar al reloj biológico del niño. Recuerda que las actividades deben estar organizadas en horarios adecuados para así estabilizar el ritmo del niño.

Si el horario de siesta es diferente cada día intenta regularizarlo pues de otra forma el niño puede sufrir un desfase horario. Recuerda que la siesta es otra de las rutinas que hay que repetir a diario para lograr el éxito.

Vía: Crianza natural

Escrito por | 5 de agosto de 2013 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta