Qué sueña la embarazada

La simbología va muy unida a las expectativas que cada mujer tiene de lo que es ser una buena madre y puede reflejar además temores ambiguos y negativos que no se atreve a expresar abiertamente, porque no corresponden con la imagen ideal de una embarazada: “Mi hijo había nacido y yo, que tendría que estar loca de contenta, seguía haciendo mi vida como antes del embarazo, no me ocupaba de él y me comportaba como una extraña”.

La vida de la futura madre va a sufrir grandes transformaciones y al mismo tiempo asumirá nuevas e importantes responsabilidades. Todo esto le da miedo y, como en la mayoría de los casos no se atreve ni a reconocerlo ante sí misma y mucho menos a expresarlo en voz alta, su inconsciente hace aflorar estos temores en los sueños.

Una forma de mitigar la angustia que producen estas pesadillas es comentarlas con una persona de confianza o escribirlas. “Yo les recomendaría -puntualiza la psicóloga-que lo hablaran con su pareja, porque el sueño es algo muy íntimo y, al compartirlo con el futuro padre, establece un mayor nexo de unión y complicidad.”

En realidad, se trata de sacar afuera la angustia que producen estas pesadillas y no de buscar una interpretación, cosa que sólo puede hacer un profesional, cuando se trata de sueños repetitivos y tras conocer a fondo la historia y las circunstancias que rodean a la embarazada.

Pero no está de más que la propia mujer se pregunte, teniendo muy claro que los sueños no tienen un significado literal, qué le sugieren a ella de forma espontánea. En muchos casos este sencillo ejercicio la ayudará a descubrir sus temores más ocultos.

Escrito por | 25 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta