Rabietas, una muestra de afecto

El período que va de los 12 a los 36 meses de edad está marcado por las rabietas. Es común que niños y niñas estallen en llanto cuando no obtienen lo que quieren, cuando están cansado o simplemente lo hagan sin razón aparente.

Lo curioso es que más allá del reclamo casual, lo que estas rabietas expresan son el amor profundo que existe entre madre e hijo, el estrecho lazo que se ha establecido entre ambos. Al igual que sucede con las parejas de enamorados, las rabietas son un símbolo de amor. Tu hijo se enoja contigo porque te quiere mucho y siente una decepción profunda cuando le dices que no a algo porque antes de ese hecho ha confiado profundamente en ti.

Estas rabietas no suceden con los abuelos, los tíos o en la guardería, sólo con sus padres, quienes, paradójicamente, son las personas incondicionales en su vida. Es cierto que las rabietas pueden ser difíciles para los padres pero el amor hacia ellos puede más que el enojo por lo que cuando esta situación te canse sólo intenta mantener la calma pues es tan solo una etapa de la vida del bebé que debes sortear con inteligencia. Los niños desconocen el concepto de amor tal como tú lo reconoces y es por eso que expresan el “querer” para varias cuestiones: desde el amor hacia ti hasta que quieren comer o bien quieren un juguetes. Aprender a descifrarlos lleva tiempo y paciencia.

Escrito por | 11 de octubre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta