Reflejos del recién nacido

De marcha
Si el médico toma al niño por debajo de las axilas y lo endereza con cuidado sobre una superficie lisa dejando que las puntas de sus piececitos rocen el piso, el chiquito levanta automáticamente una pierna y la moverá como si quisiera caminar. Esta reacción suele desaparecer hacia el segundo mes: no es necesaria para la supervivencia durante el primer año.

Presión palmar
Todos los bebés se prenden por instinto y con una fuerza asombrosa a cualquier objeto que roce la palma de su mano: un dedo, el chupete… Desaparece hacia el tercer mes.

Presión plantar
Es similar al reflejo anterior. Los bebés también doblan con fuerza y hacia dentro los deditos del pie cuando sienten una leve presión en la planta. También desaparece en torno al tercer mes.

Enderezamiento

Al sujetar al chiquito por debajo de los brazos, al nivel de las axilas, y dejarlo que pose los dos pies sobre una superficie, el facultativo observa cómo estira consecutivamente las rodillas, el tronco y la cabecita en un auténtico ademán de enderezarse. Suele desaparecer hacia el tercer o cuarto mes.

De espadachín
Si el pediatra gira la cabeza del recién nacido, acostado hacia un lado, vemos cómo estira el brazo del mismo lado hacia el frente y dobla el brazo del lado contrario. Desaparece en torno del tercer mes.

Escrito por | 18 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta