Rutinas alimenticias del niño

Si el niño tiene turno vespertino en el colegio es bueno que se levante a una hora prudente para realizar el desayuno y almorzar por lo menos media hora antes de retirarse, de manera que pueda masticar lentamente y con tranquilidad. La comida debe tener agua suficiente, carnes magras, lácteos, cereales y abundantes frutas y verduras frescas y cocidas.

Se le brindará variedad en la oferta para no aburrirlos, pactando con ellos sobre la frecuencia semanal: un día pescado, otro día pollo, otro carne, otro pasta y uno de ensalada de arroz, por ejemplo. Lo mismo con ios postres: fruta, arroz con leche, flan, cremas, gelatinas con fruta, frutas en almíbar, ensalada de frutas, de acuerdo a sus gustos y preferencias. De esta forma se obtiene una buena digestión, un buen control en la calidad de la alimentación y por supuesto en la cantidad.

Se recomienda que las meriendas, que son mas fáciles de solucionar con dinero, se realicen de forma controlada por los padres, ofreciéndole al niño distintos alimentos nutritivos, atractivos y saludables a la vez. Deberíamos evitar el exceso de snacks, caramelos, chocolates, postres, dulces, bebidas azucaradas, crema y manteca. Es verdad: estos últimos son los alimentos que los chicos suelen preferir.

Es importante que se disminuya o elimine el consumo de snacks en los centros de aprendizaje, ya que son muy ricos en sodio, conservantes y grasas, y no aportan nutrientes sino que contribuyen al desarrollo de obesidad e hipertensión arterial.

Una alimentación sana no tiene por qué ser aburrida. Una adecuada nutrición es esencial para garantizar buena calidad de vida.

Escrito por | 20 de octubre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta